Saltar al contenido

¡Al fin!

28 junio 2010

Hoy, por primera vez, Carla no se fue cuando yo me uní a la conversación. Es más, en un momento Valentina se fue y nos quedamos charlando los dos solos, y hasta nos jugamos un partido de metegol y todo.

¡Qué linda es!

No hay bien que por mejor no venga

28 junio 2010

Hacerme amigo de Valentina, además de darme la posibilidad de acercarme a Carla, también contribuyó a una mejoría en mi calidad de vida en la oficina. Hoy día, mi jornada laboral es mas llevadera y, en parte, es gracias a ella. Pero los efectos colaterales positivos no terminan ahí. Nuca se me hubiese ocurrido que mi amistad con Vale me iba a ayudar también con Tatu.

Luego del episodio del beso, la relación con Tatu siguió igual que antes, tal como les conté en aquel post. Pero cuando mi amistad con Valentina empezó a evidenciarse también en casa, la cosa empezó a cambiar un poco. Tatu me vió recibir mas SMS’s de lo habitual, hablar mas por teléfono, estar mas tiempo conectado al MSN. Y sumémosle que Hernán insistía con que Valentina está entregadísima y sugería que no deje de darle masita.

No pasó mucho tiempo para que Tatu comience a dar claras señales de celos. Preguntas del estilo “¿Qué es lo que hace?”, “¿Tiene novio?”, “¿Es linda?” comenzaron a aparecer. También aparecieron los consejos del estilo “Vos hacé lo que quieras, pero si está casada yo te aconsejo que no te metas.” en clara oposición a la sugerencia de su hermano.

Yo nunca le confirmé a Tatu estar interesado en Vale, pero tampoco se lo desmentí. Me gustaba que estuviese celosa. Sabía que, mas temprano que tarde, lo iba a capitalizar a mi favor.

La chica de la oficina

22 junio 2010

Se llama Carla y trabaja en R.R.H.H. La vi el primer día de laburo y no pude evitar flashear con ella. Fue como un shock de entrada, no esperaba que le bienvenida a la empresa me la diera semejante belleza.

Sin embargo, de simpática no tenía nada. Muy seria en su presentación y con muy poco margen para la charla improvisada. Igualmente, convengamos que yo tampoco estaba para hacerme el simpático el primer día de trabajo.

Lamentablemente, el itinerario laboral no hace que tenga que tratar con Carla muy seguido, mas bien todo lo contrario, aunque sí me tocó interactuar bastante con Valentina, su amiga y compañera de R.R.H.H. A ella le tocó la tarea de asesorarme sobre cualquier inquietud que yo tuviese en cuanto a la empresa durante el primer mes de trabajo. De mas está decir que, en cuanto me dí cuenta que Vale y Carla eran amigas, decidí aprovechar la situación para hacerme amigo de Vale.

Así fue que poco a poco nos empezamos a acercar con Valentina. Ojo, no vayan a creer que mucho, pero me resulta obvio que ya me gané su simpatía, así como ella se ganó la mía.

Fueron pocas las veces que traté de acercarme cuando Vale y Carla estaban juntas, y todas las veces, en cuanto yo aparecía, Carla se quedaba no mas de medio minuto y luego se iba. Le pregunté a Vale si a Carla le pasaba algo conmigo, pero le adjudicó su comportamiento a la timidez y seriedad de Carla.

Al día de hoy, a Carla no logré sacarle mas que una risa en un chiste improvisado antes de una de sus retiradas.  A Valentina, en cambio, ya le saqué muchas risas, el MSN, el teléfono, varios partidos de metegol y un after office.

Lástima que la que me gusta es Carla.

Al otro lado del río

17 junio 2010

Ayer jugó Uruguay contra Sudafrica por el grupo A de la copa del mundo y, como todos saben, fue victoria charrúa.  En la oficina donde trabaja Kari pararon todo para ver el partido, y hubo un festejo posterior. ¿Cómo lo sé? Porque no solo la tengo a Kari en Fakebook, sino también a Facundo y a Javier, un pibe que trabaja con ellos, y en sus muros aparecieron varias menciones sobre el acontecimiento.

Lo que no apareció en el perfil de Kari, como tampoco en el de Facundo, pero sí en el de Javier, fueron algunas interesantes fotografías del evento. En ellas, entre otras cosas, se los veía a Karina y a Facundo muuuy abrazados. Sospechosamente demasiado, diría yo. Aunque nada comprobable.

Una vez mas: ¡¡¡ FACUNDO, Y LA CONCHA DE TU MADRE !!!!

Alguien mas

16 junio 2010
tags: ,

Los que me leen desde hace un tiempo saben que, además de Tatu, mi mente estuvo bastante ocupada con con el cambio de trabajo. Ya hace 4 meses que comencé en esta empresa y, lógicamente, conocí gente nueva. Al principio estuve solo focalizado en mi tarea  pero, conociéndome, era cuestión de tiempo que me empezara a fijar en mis nuevas compañeras de trabajo.

Creo que ya es tiempo de confesarles que Tatu no está mas sola en el podio de mis pensamientos de índole sexual. Conocí a alguien mas.

Lamentablemente, esta chica no trabaja directamente conmigo, con lo cual no es tan frecuente el intercambio entre ella y yo. De hecho, todavía no logro darme cuenta bajo qué categoría estoy para ella. Pero ya lo averiguaré. No solo me tengo mucha confianza, sino que, además, no tengo las mismas complicaciones que con Tatu. Sí, ya sé que las relaciones en el ámbito laboral no son lo mas aconsejable, pero… al lado de lo de Tatu…

Es todo por el momento, pero les voy a adelantar que no solo esta compañera de trabajo entró en mis pensamientos. Hay otra mas también, y no es de la oficina.

Disculpen, pero tengo que guardar algo de material para otros posts 😉

Lógica desilusión

10 junio 2010
tags:

Cuando uno desea algo durante mucho tiempo, el cumplimiento de dicho deseo suele idealizarse,  y ésto, generalmente, contribuye al incremento de las expectativas sobre ese momento.

Yo sabía que besar a Tatu en el estado en que se encontraba no era una buena idea, pero sin embargo lo hice. Sabía que era improbable que ese beso estuviese a la altura de las expectativas que durante tanto tiempo fui alimentando, pero sin embargo lo hice. Sabía que el riesgo de desilusión era alto, pero sin embargo lo hice. Lo hice y confirmé todo lo anterior.

En mi imaginación, el momento del primer beso con Tatu era mágico. Ella iba a estar hermosa e impecable, y no borracha y desalineada. Yo la iba a seducir con las palabras justas, en lugar de ser presionado. El beso iba a saber a frutillas con chocolate, y no a cerveza. La situación nos encendería al punto de desearnos aún mas, y no se sentiría frío y un tanto incómodo.

Igualmente, no fue todo negativo. A pesar de que no estuvo ni cerca de colmar mis expectativas, sirvió como un importante paso de acercamiento. Un crédito para un nuevo beso en otro momento.

No sé cómo lo habrá sentido ella. Si habré estado a la altura de sus expectativas o no. Nunca nos dijimos lo que sentimos en ese momento, y no se si alguna vez lo haremos. Lo que sí se es que ese primer beso quedó ahí,  suspendido, casi desconectado de los sucesos anteriores y posteriores, como si fuese un paréntesis en la historia.

Al día siguiente, si bien ninguno de los dos desconocía lo ocurrido en la madrugada anterior, nuestra relación siguió prácticamente igual que antes. Nuestras charlas a veces incluían guiños sobre aquel episodio, pero aún no se generaban las condiciones para utilizar mi crédito. Sin embargo, ese momento iba a llegar.

Avestrúz

7 junio 2010

Salgo del agujero por un breve momento. Solo  para contarles que estoy vivo y que, desde lo último que conté hasta ahora, pasaron muchas cosas que quiero escribir en el blog. Pero tiempo al tiempo.

Ahora vuelvo al agujero.

El beso

12 mayo 2010
tags:

Disclaimer: La siguiente conversación no es un fiel reflejo de la conversación real. La transcribo según la recuerdo, sintetizándola un poco (bastante) pero manteniendo la esencia de la misma.

– ¿Qué estás pensando?
– Tantas cosas…
– ¿No me vas a contar?
– Mmm… lo dudo.
– Igualmente, yo se lo que estás pensando.
– ¿Ah, sí? ¿Y qué estoy pensando?
– Que te morís de ganas de besarme.
– Si eso es lo que vos crees…
– No lo creo. Lo sé.
– Ok, si estás tan segura…
– …
– …
– ¿Sabés? Hoy es mi cumpleaños…
– Claro.
– … y todavía no recibí nada de tu parte.
– Eso no es verdad. Qué poca memoria tenés.
– Uy, debe ser por el alcohol…. ¿En serio me diste algo?
– Claro, y te comiste dos porciones y media.
– ¡Ah, la torta!
– Así es.
– Estaba rica.
– Lo sé.
– …
– …
– Bueno, Dobel…
– ¿Qué?
– ¿Me vas a besar o no?
– Mmm…
– …
– No se si estás del todo lúcida. No quisiera que hagas algo de lo que te arrepientas mañana.
– ¡Uy, nene, pero que vueltero! Pensé que eras mas d….

No la dejé terminar su frase, que ya la estaba besando.

El dilema

10 mayo 2010
tags: ,

Volví al bar, algo tarde ya, pero Tatu seguía ahí, en el mismo lugar que cuando me fui, solo que ahora no estaba bailando con aquellos chicos, sino que estaba con los amigos de Raúl (quien, para fortuna mía, se lo veía muy interesado en una de las amigas de Tatu).

En cuanto Tatu miró para donde yo estaba, levanté la mano para saludarla y asegurarme que ella viera que había regresado. Ni bien me vio, me hizo señas de que me acercara a donde estaba ella. Yo medio que me negué a la distancia pero, ante la insistencia, no tuve mas opción que acceder al pedido.

Para ese entonces ya se notaban los efectos del alcohol en Tatu. No lucía como su hermano, pero ciertamente no estaba sobria. De haberlo estado, supongo que no se me habría pegado de la forma en que lo hizo por el resto de la noche, ignorando casi por completo a los muchachos que minutos antes le estaban haciendo compañia.

A pesar de que no me gusta mucho bailar en público, esa noche no pude negarme. Ella estaba realmente desinhibida y creo que me lo contagió. Y con tanta des inhibición, comenzó a generárseme el dilema: ¿Debía o quería, yo,  aprovecharme de las circunstancias?

Si bien sentí que las condiciones para besarla estaban dadas, me parecía que no era lo mejor. Por dos motivos:

  1. Ella estaba bajo los efectos del alcohol.
  2. Habrían varios testigos de que la besé…. ¡¡estando ella borracha!!
    “¡¡Te aprovechaste de mi pobre y santa hermanita!!”, exclamaría Hernán antes de clavarme la décimo cuarta puñalada en el pecho.

No la besé entonces, pero la pasamos muy bien igual. Tatu no solo es hermosa, sino que también es fresca, espontánea y tiene un gran sentido del humor. Entre los dos le sacamos el cuero a todos los que habitaban el bar, incluidos los conocidos y, por sobre todo, Raúl. Y así transcurrió lo que quedaba de la noche, mientras los invitados se iban yendo.

Cuando la luz del día asomaba, le insistí a Tatu para que nos fuéramos. Nos despedimos de los últimos invitados que quedaban (en pié) en el bar y nos fuimos muy risueños para casa. Una vez ahí, se generaron las condiciones.

Dobel a la mexicana

5 mayo 2010

Me tomo el atrevimiento de postear una curiosidad que me envió un lector del blog.

Aquí está su mail:

Hoy, limpiando mi casa luego de albañilería, caí en el nombre que tiene un licor que me trajeron de Méjico.
Se llama DOBEL.
¡Y el sabor que acompaña al tequila es muy tentador!

Mando una foto de mierda sacada con mi celular.


Abrazo.