Saltar al contenido

Déjà vu

12 noviembre 2009

Ésto pasó hace tiempo, en uno de mis primeros laburos.

Ella y yo nos habíamos hecho amigos, mas allá de la relación laboral que manteníamos. Ella no me gustaba, pero con el correr de las semanas la empecé a ver cada vez con mas cariño, hasta que, finalmente, un día me encontré con muchas muchas ganas de hincarle el diente.

A veces íbamos a tomar algo a la salida de la oficina. Aquel día, fue ella quien propuso ir a mi casa, ya que me había mudado recientemente y quería conocerla. “A menos que vos no quieras”, me dijo, pero obvio que yo quería, mas sabiendo que íbamos a estar solos.

Luego de tomar algo, de lo poco que había en la heladera, nos sentamos a charlar en el sillón. Charlamos un rato no tan largo, hasta que ella se relajó, recostó todo su cuerpo contra el respaldo y giró la cabeza para mirarme fijo. Supe que ese era el momento, que si me la quería coger, las condiciones estaban dadas.

Pero no pude. No paraba de pensar en qué pasaría si me equivocaba, si me salía mal…. la tenía que ver al otro día en la oficina, y al otro, y al otro… Además, éramos amigos. No es que yo crea en la amistad entre hombres y mujeres, pero supuse que, de equivocarme yo, ella lo tomaría aún peor por el hecho de jugarla de amigo y después querer llevarla a la cama. No se…. todo eso pensé, y no pude hacer nada.

La ventana de tiempo pasó, ella se reincorporó, seguimos charlando de otras cosas y, poco tiempo después, ella se fue.

Continuamos siendo amigos hasta que cambié de trabajo y, luego, ya no mantuvimos ningún tipo de relación. Pero aquel día, el de la posibilidad que no aproveché, juré que nunca mas me iba a pasar de titubear ante una situación similar. Que, aunque me paralice el miedo, yo me iba a mandar igual y confiar en mi intuición.

Y así fue. Nunca mas dudé en encajarle el beso a la chica que se sienta a mi lado, se relaja y me mira. Hasta el viernes pasado.

Luego de la cena, volvimos con Tatu a casa. Cuando estacioné el auto y lo apagué, la miré. Ella se relajó, apoyó todo su cuerpo contra el respaldo, giró su cabeza y me devolvió la mirada.

Y yo no pude hacer nada.

32 comentarios leave one →
  1. Estefi permalink
    12 noviembre 2009 11:46

    Dobel, esa es una maxima maximaAAA!!! mujer que se recuesta, donde sea y mira fijo quiere ser besada!!!!!
    la que no quiere abre la puerta y se baja, si se acomoda, lo hace lejos de tu alcanze etc.
    Yo era de esperar el beso, y si no llegaba no sabes que hacer, porque encima maldito prejuicio, si la mujer avanza es una zarpada!!!!
    Partile la boca de una vezzzzz!!!! jaja

    • 12 noviembre 2009 14:59

      El problema es que, en este caso, aún si soy correspondido, se puede armar flor de quilombo.
      Saludos.

  2. Ragnarok permalink
    12 noviembre 2009 12:11

    Debo admitir que he pasado un par de veces por esa situación, de saber que no es el momento y no hacer nada! Lo peor de todo es que, desepués, uno se siente el más boludo del mundo.
    La puta madre, Dobel! Me acuerdo y me vuelvo a sentir boludo

    • 12 noviembre 2009 15:03

      Entonces, mejor no te acuerdes. O acordate, pero la próxima vez que te pase, así hacés lo que tenés que hacer y evitás volver a sentirte un boludo.
      Saludos.

  3. 12 noviembre 2009 12:29

    Y sí… verla cada día después de una metida de pata hubiese sido un bajón. Estoy en la misma situación. La diferencia es que él y yo no somos amigos, y no trabajamos JUNTOS, lo que se dice JUNTOS, pero que lo cruzo a diario, lo cruzo a diario.

  4. 12 noviembre 2009 15:26

    pensaste demasiado… las dos veces

    Besos!

    D

    • 12 noviembre 2009 17:12

      Lo sé.
      Saludos.

      • deCARAMEL permalink
        14 noviembre 2009 02:30

        La ley de los 3 segundos, si querés que algo pase no tiene que haber una diferencia de más de 3 segundos entre pensamiento y acción sino el cerebro te da máquina y evita que logres lo que pensaste hace más de 3 segundos.

      • 15 noviembre 2009 17:24

        Mirá vos. No sabía que alguien se había tomado el trabajo de cronometrarlo. Quién haya sido, hizo un gran aporte a la ciencia. Lástima que en el camino tuvo que dejar pasar cientos de oportunidades. 😉
        Saludos.

  5. Fran permalink
    12 noviembre 2009 20:01

    AAAAAAAA! POR QUEEEEEEEÉ?!!!!!!! si no te apuras va a pensar que no te gusta. Seré demasiado superficial y cortoplacista pero basta ya!!

    saludos!

    • 13 noviembre 2009 12:11

      Eso que decís es muy cierto. Cuando pasa mucho tiempo sin hacerse nada, puede llevar a la pérdida del interés. En la medida que no sepa que hacer, es un riesgo que tengo que correr.
      Saludos.

      • deCARAMEL permalink
        14 noviembre 2009 02:31

        Más que pérdida de interés la otra persona puede sentirse rechazada, es raro que haya una pérdida de interés, porque hasta que uno no tiene lo que desea no se pierde el interés en ello, sino que este aumenta.

      • 15 noviembre 2009 17:28

        No estoy de acuerdo. A veces, las vueltas cansan demasiado. Lo digo con conocimiento de causa.
        Saludos.

  6. 12 noviembre 2009 23:53

    Huuu!!!
    Paralizar al amo de las palbras en el blog y cero reacción!!

    Al menos sabemos que se puede armar flor de quilombo. Mejor la pensamos y la pensamos.

    Despues que paso?

    • 13 noviembre 2009 12:15

      ¿Amo de las palabras?
      Y sí, mejor la pensamos bien.
      Después no pasó mucho. Entramos, tomamos otro café, hablamos un ratito de boludeces y “teza teza” (lo mismo que “taza taza”, pero rimando con “pieza” ;-)).

      • deCARAMEL permalink
        14 noviembre 2009 02:33

        Creo que se refiere a la parte de “La ventana de tiempo pasó”, en vez de decir algo tan simple como “perdí la oportunidad”.

  7. 13 noviembre 2009 01:13

    Very sweet!!!!
    Besos

  8. Gypsy permalink
    13 noviembre 2009 01:30

    Fatal lo tuyo, yo tampoco supe que hacer la primera vez q me toco una situacion parecida. La deje pasar la primera vez, la segunda no. Me mande y ahora estoy bastante feliz. Pero la situacion no es la misma. Exitos, voy a seguir tu blog.

    • 13 noviembre 2009 12:18

      Yo tampoco volví a dejar pasar una situación similar, hasta que me topé con Tatu. Siento que volví a la adolescencia.
      Saludos.

  9. July permalink
    13 noviembre 2009 15:16

    Varias veces me sucedió, hasta que un día dije: “Al carajo! Le pongo el beso yo!”. Parece que le dio vergüenza porque despues, cuando nos cruzabamos, gracias que me saludaba! Y bueh, que se joda… jaja

    • 13 noviembre 2009 16:35

      No me digas que te rechazó y te dijo “¿Por quién me has tomado?”.
      Saludos.

      • July permalink
        16 noviembre 2009 10:26

        jajajaja Primero se prendió… y despues me separó y dijo “Mira que yo no quiero una relacion eh!!!” (atajado mal!) le dije “Quien te la pidio?”…

        … un nabo totaaaaaaaaaaaaaaaaaal

  10. 13 noviembre 2009 16:37

    Y si, es verdad. Esa situación merecía un beso.
    Todo se detiene unos momentos para que lo disfrutes… pero después el reloj sigue andando y los quilombos….
    En fin. Que tema no?

  11. - Marianita - permalink
    14 noviembre 2009 20:45

    Sabes que… seguramente, ella se fuè a acostar, y se la pasó pensando toda la noche, con un nudo en la panza, “què hice mal… por què no me partiò la boca de un beso…?”
    uuff…. me imagino y vuelven sensaciones de la adolescencia!

    • 15 noviembre 2009 17:20

      No descarto la posibilidad de que ella hubiese querido que yo hiciera algo en ese momento. Pero ¿preguntarse qué hizo mal ella, sabiendo que yo tengo novia y que su celoso hermano hermano es mi mejor amigo…? No creo que ella piense que el problema es ella y no el entorno. Bah, no sé, digo…
      Saludos.

  12. Rainellita permalink
    15 noviembre 2009 17:29

    Me ha pasado … bueno yo tengo cara de niña buena, una familia sobre protectora y todos me respetan… pero te aseguro que mas de una vez he querido, que se hubiesen atrevido.
    Pero, siempre he creido que lo mejor es lo que pasa.
    Saludos desde Venezuela

    • 17 noviembre 2009 12:52

      “Las cosas pasan por algo”, “Si no se dio es porque no tenía que darse”…
      Siempre recurrimos a ese tipo de reflexiones para sentirnos mejor. ¡Y vaya si habré recurrido a ellas!
      Saludos.

  13. 17 noviembre 2009 18:51

    qué bueno tu blog!!! ´leí re pocos post pero voy captando la onda.
    re entrale a tatu. no hay duda!!! es HERMANA de tu amigo, no la mujer.
    beso!!

    • 18 noviembre 2009 15:37

      Mas allá de que no sea la mujer, sé que se puede enojar mucho conmigo. A menos que la cosa vaya en serio.
      Saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: