Saltar al contenido

Prórroga

4 noviembre 2009

Hace un par de semanas, Facundo anduvo por Buenos Aires visitando a su familia, y pasó por casa a dejarme un presente de parte de Karina y él: una camiseta de la selección firmada por Verón luego del partido que disputaran Argentina y Uruguay en Montevideo.
La verdad, me encantó el regalo, no me lo esperaba. Pero no hay bien que por mal no venga….

Entre charlas de diversas índoles, me comentó que le ofrecieron a Karina quedarse seis meses mas en Uruguay. Ante mi cara de asombro, se dio cuenta que Kari no me había dicho aún y que él había metido la gamba. Le prometí que no le iba a decir que él me contó.

Me quedé pensando por qué no me había dicho de esta propuesta, y cuánto tiempo mas iba a pasar hasta que me lo contara. ¿Lo estaría considerando? ¿Habría aceptado y se estaba tomando un tiempo para pensar cómo decírmelo? Me resultaba raro charlar con ella sabiendo lo que me ocultaba y haciéndome el boludo.

Pasaron 5 días hasta que me contó. Y yo, por supuesto, me hice el sorprendido.
Si tiene alguna ventaja enterarte antes que te lo cuenten, es que podés ir digiriendo y pensando de antemano qué decir o cómo reaccionar en el momento que te lo cuentan.

Cuestión que me contó sobre la oferta de prórroga por seis meses mas, y me preguntó qué opinaba. Y yo le dí mi opinión al respecto. Debatimos un rato y quedamos en que ambos ibamos a consultarlo con la almohada para llegar luego a un consenso.

Hay situaciones donde la decisión le corresponde sólo a una parte, mas allá de que se tenga en cuenta la opinión a la otra parte, pero hay otras donde la decisión le corresponde a la pareja, y creo que ésta es una de ellas. Si ella tomara una decisión unilateral y no consensuada, yo lo tomaría como una ruptura en la pareja.

Todavía no llegamos al consenso.

15 comentarios leave one →
  1. 4 noviembre 2009 15:50

    Habrán notado que la vida real no es tan divertida como la imaginaria… 😉

  2. 4 noviembre 2009 18:34

    ajjajaj Una de cal y una de arena, Dobel!!!

  3. 4 noviembre 2009 20:21

    vamos a ver que decide..pero para mi… no tiene mucha soga esa historia

    • 5 noviembre 2009 09:55

      Ojo, que no es una decisión fácil. En el medio está un tema laboral muy importante para ella, lo cual hace “entendible” su indecisión, pero bueno…. estamos en eso de ver qué es mas resistente a la intemperie, si la carrera o el amor.
      Saludos.

  4. 4 noviembre 2009 21:13

    Va mi comentario sin filtro esta vez: … Justo lo que necesitabas para mandarla a la mierda y tirarte encima de la pendeja sin culpas! …

    Besos!

    D

  5. Srta. Ligustrina permalink
    4 noviembre 2009 21:25

    Me acabo de leer minimo, no se. Muchos de sus textos.

    Casi que me siento al dia.

    Le agradezco además el tamaño de letra utilizado, porque de haber usado tahoma 8 ahora tendria q buscarlo en la guia y mandarle las facturas del trasplante de globo ocular.

    Jueguese muchacho.
    Y lo digo con la ilusion de que si muchos se lo decimos pueda desenredarse y andar tranquilo por los “caminos de la vida”

    Ese es mi aporte (?)

    Q ande bien Sr Dobel

    • 5 noviembre 2009 09:58

      ¿Qué sería “jugarse”, para usted? ¿Jugarme por mi relación actual con Karina, o seguir mis instintos sexuales con Tatu?
      Saludos.

  6. 4 noviembre 2009 23:56

    Huuuuuuuuuuuu!!!

    Dobel y si seguimos con los delirios misticos???
    Yo no se como haces para bancarte esto tanto tiempo, tanta distancia…Amor, ya sé. Lo viví. No se ni para que hablo (escribo)

    • 5 noviembre 2009 10:03

      Hay cosas que vistas desde afuera, parecen imposibles.
      De chico, cuando veía a mi viejo manejar en el tránsito de Buenos Aires, pensaba que era muy difícil y yo nunca podría hacerlo. Y ahora lo hago.
      No intento comparar una relación a distancia con manejar un auto. Solo intento decir que lo que uno piensa que no podría resistir, a veces, cuando lo vive en carne propia, se da cuenta que lo puede hacer. Quizás no fácilmente, pero puede.
      Saludos.

  7. 5 noviembre 2009 00:41

    Mjm… Nubes de tormenta sobre el Río de la Plata.
    Y cuando hay “pesto” en el Río de la Plata, te la regalo.
    Le deseo suerte y consenso, Dobel.
    Aunque, me pregunto ¿esto será positivo o negativo para usted?

    El Profesor

    • 5 noviembre 2009 10:07

      ¿El consenso o una ruptura?
      En cualquiera de los dos casos, hoy, no lo puedo saber.
      Mi deseo es el consenso, pero no por eso es necesariamente bueno para mi. A veces uno desea cosas que no son lo mejor para uno, pero está demasiado enceguecido para darse cuenta. Solo espero que este no sea el caso.

      A veces soy tan consciente de las cosas y, aún así, no puedo evitar ver solamente el árbol….

      Saludos.

  8. Anónimo permalink
    5 noviembre 2009 01:03

    No hay temor de que te pierdas.
    Estudiando bien los mapas,
    sé que existen, por lo menos,
    cuatro formas de que vuelvas.

    Pedro Guerra
    Mapa de carreteras

    • 5 noviembre 2009 10:09

      Debería escuchar algo de Pedro Guerra alguna vez. Nunca tuve el gusto (o disgusto, no lo sé).
      Saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: